¿Por qué un entrenador personal?

En los tiempos que corren todos o por lo menos la mayoría conocemos los diferentes servicios que prestan los entrenadores personales, pero muy pocos saben realmente el trabajo que conlleva la preparación, organización y ejecución de una sesión de entrenamiento que el entrenador personal debe elaborar antes de cada prescripción de ejercicio.

Quiero aclarar que con este post no trato de hacer una apología a favor de la figura del entrenador personal, pero como tal, me siento en la obligación de transmitir en la medida de lo posible la figura del mismo, porque considero que está siendo muy desvirtuada actualmente por diversos motivos e intereses globales.

 

Por ello, vamos a ver una serie de pasos que todo el mundo interesado en contratar los servicios de un entrenador personal debería conocer antes de comenzar a elegir el tuyo.

La gran verdad es que “los gimnasios no funcionan”.

Aunque en principio esta frase te pueda resultar un poco chocante, te puedo asegurar que aproximadamente el 90% de las personas que se inscriben en un gimnasio, no consiguen sus objetivos, exceptuando los sociales.

Teniendo en cuenta a que me refiero a personas iniciadas y no profesionales o con conocimientos en la materia, podemos afirmar que la frase de nuestro médico, cuando se le indica que te duele la cabeza y te receta paracetamol, incurrimos en la frase: << Paracetamol para todos>> evidentemente no funciona, incluso algún placebo puede funcionar mejor en ciertos casos, porque de lo que se trata es llegar a la raíz del problema no quedarnos en la superficie aliviando temporalmente los síntomas.

Algo muy parecido ocurre en el mundo del ejercicio, no podemos prescribir << Crossfit para todos>>,  << Spining para todos>> o << HIIT para todos>>.

Vamos a dar un repaso de los principales motivos:

  • El desconocimiento en la ejecución de los ejercicios.
  • No saber seleccionar una rutina adecuada.
  • Saber que ejercicios pueden ser lesivos o no en función de cada sujeto.
  • La escala de esfuerzo subjetiva (Escala de Borg) está distorsionada
  • No establecer objetivos ni hacer seguimientos de resultados.

Quiero dejar claro que no estoy demonizando los gimnasios, es más, yo mismo he entrenado durante más de 10 años en ellos, pero como siempre, todo depende del nivel y conocimientos que tenga el sujeto para poder sacarle partido, pero por desgracia el gran marketing al que estamos sometidos nos intenta hacer creer una verdad incompleta: “Los CEM (centros de entrenamientos masivos) con entrenamientos y nutrición personalizada”, no nos dejemos engañar los gimnasios Low-Cost o Macrogimnasios actuales son lugares masificados que destacan por la no personalización del cliente o deportista en ende de una mayor generación de beneficios.

Tu tiempo vale más que la cuota mensual del tu gym

Si, deja de preocuparte tanto por lo que te cueste un entrenador personal, porque si sumas los años invertidos más las cuotas pagadas seguramente te habrá salido el doble de caro que contratar los servicios de un entrenador personal para conseguirlo.

Actualmente no es difícil encontrar los servicios de entrenadores personales muy profesionales a un precio que podríamos considerar “regalado” porque a mi modo de entender muchos profesionales cobran mucho menos de lo que deberian tras años de estudios y experiencia ¿te parece caro 15€/hora? teniendo en cuenta que dedican mucho más tiempo a preparar la sesión, evaluar tus disfuncionalidades y composición corporal antes de esa sesión, sinceramente, a mi me parece bastante económico.

No tienes porque entender todo el trabajo de un entrenador personal solo debes comprender que esta profesión no está actualmente posicionada en la escala que le pertenece, por múltiples factores, entre ellos el marketing de los CEM (centros entrenamiento masivos) con grandes capitales y poca preocupación por tu salud.

La valoración inicial

Entrando un poco más en materia la valoración inicial debería ser el punto de partida de la mayor parte de los entrenadores personales, en ella podemos tener una visión clara del tipo de persona con la que vamos a trabajar, para poder adaptar al máximo las sesiones con un riesgo mínimo y los mayores resultados.

En la valoración inicial se llevan a cabo acciones tales como:

Entrevista inicial

Historial médico

Historial deportivo

Hábitos de vida

Test preventivos como PAR-Q

En definitiva, el entrador personal puede hacer una recopilación de información cualitativa y cuantitativa del sujeto que permite conocer el punto de partida, algo vital para poder enfocar los entrenamientos.

Normalmente en los centros de entrenamientos masivos (CEM) no dedican tiempo a este paso tan vital, sino que más bien lo dedican a rellenar la ficha de inscripción cobrando la correspondiente matrícula o no, en función a la promoción vigente del momento, comprended que es difícil llevar a cabo esta inversión de tiempo en centros que cuentan con más de 1.000 o 2.000 socios. En esta fase también se tomarán los puntos de partida en datos de composición corporal a través de la bioimpedancia (por ejemplo, tanita) y valores antropométricos como medición de pliegues cutáneos y perímetros.

  Por tanto, un entrenador personal dedicará todo el tiempo necesario para conocer de primera mano toda información relevante para la realización de un programa a medida o en su caso poder derivarte a un especialista (médico, psioterapeuta, coah..etc) si detecta por ejemplo alguna anomalía en surgida durante las valoraciones.

Valoraciones funcionales previas al entrenamiento

Como experto en movimiento el entrenador personal es capaz de detectar cualquier tipo de sesgo en la ejecución de los movimientos para mejorar la misma si es necesario o evitar lesiones. Existen numerosos test previos que se deberían realizar sobre todo con sujetos no entrenados o iniciados, esto nos evitará muchísimos problemas en el futuro.

Sin entrar en mucho detalle, mencionaré los test que más uso y que mejores resultados me han dado con mis clientes:

Step Down

Test Faber&Fader

Test Ober

Test Thomas (modificado)

Balance Test Lower Quarter

Test de FMS (Funcional Movement Screen)

Con esta batería de test podemos dar en el clavo sin lugar a duda a la hora de prescribir nuestros ejercicios, saber si un sujeto tiene tendencia a Varo – Valgo o si tiene Signo Trendelenburg, por ejemplo.

Está muy de moda todo tipo de ejercicios relacionados con el “CORE” pero realmente ¿sabéis a que se grupos musculares se refieren?¿qué activamos cuando lo realizamos?¿es beneficioso para todo el mundo? Son algunas preguntas que todos os debéis plantear, no os pongáis a realizar ejercicios sin por lo menos saber si son saludables para ti.

Prescripción del ejercicio

Una vez hemos ido avanzado y recopilando los datos necesarios, llega el momento de la prescripción del ejercicio, si bien no considero que sea el más importante, si tiene especial relevancia pues es donde vamos a comprobar si todas las fases anteriores han dado su fruto.

Cuando me refiero a que no es el más importante, quiero decir que en mi experiencia personal, toda prescripción de ejercicio debe ser re-adaptada varias veces durante la duración de los entrenamientos por múltiples factores como adaptación al ejercicio, variaciones en objetivos, sujetos responders o no responders, etc… al fin y al cabo considero que toda prescripción de ejercicio debe ser dada de forma dinámica y variar en función de lo que el entrenador personal valore durante el desarrollo de las sesiones.

Como el objeto de este artículo no se centra en cuál sería la mejor prescripción de ejercicios en función de cada sujeto, ya que seria un mega post, si indicaré que como sería de esperar debe estar enfocado al objetivo del sujeto sin dejar de lado la evidencia científica actual para crear como yo llamo el “cocktel healthy”. Existen innumerables variaciones de rutinas para innumerables objetivos para cada sujeto, solo una será la óptima, aquí radica el conocimiento y experiencia que el entrenador personal puede aportar.

Al igual que no existen dos personas iguales, no existe una misma prescripción de ejercicios para sujetos diferentes ¡ojo! no digo que no pueda funcionar ciertos entrenamientos grupales generalizados seguidos de una metodología estándar, pero no es lo más eficiente.

Las variables más importantes que todo plan de entrenamiento debe contemplar son:

Intensidad

Duración

Series y repeticiones

Rango de movimiento

Cadencia

Tiempo de recuperación

Días de entreno

Descansos

Estas son algunas de las variables más importantes a tomar en cuenta, como digo existen muchas más como la nutrición que juega un papel fundamental en la consecución de los objetivos.

Sesión de entrenamiento

Llegamos a la parte práctica, para llegar a este punto ya podéis haceros una idea de todos los pasos previos que hemos tenido que recorrer antes de ponernos a levantar peso, hacer circuitos de cardio, intervalos de alta intensidad, etc. En la mayoría de CEM (Centros de entrenamientos Masivos) todo comienza aquí.

Esta fase de la preparación personal la considero clave para el entrenador personal, es donde se deben destacar aquellas cualidades que yo considero innatas y lo que diferencia a un entrenador personal del resto, voy a destacar algunas que para mi son la misma esencia del éxito o fracaso lo que llamo el M.E.D:

Motivación

Empatía

Dinamismo

 

De nada sirve realizar la mejor valoración inicial con un exhaustivo control de las valoraciones funcionales y la mejor prescripción adaptada del ejercicio si el entrenador personal no es capaz de plasmarlo durante la sesión de entrenamiento, cuando consigues motivar al cliente, empatizando con él llevando a la práctica sesiones dinámicas y divertidas, logras la adherencia al ejercicio que es la clave de la salud a largo plazo.

Entendamos que las clases colectivas de grupos reducidos (6-8 personas) pueden llevar a sesiones muy productivas si hemos realizado el análisis previo que nos permita clasificar a los deportistas en un nivel similar, y digo “similar” porque como dije anteriormente no existen 2 personas con las mismas capacidades físicas iguales y mucho menos con los mismos objetivos, que aunque sean la mayoría estéticos, dentro de la estética también existen innumerables conceptos que difieren entre cada persona, y si nos referimos a salud tampoco podemos afirmar que exista mucha paridad en cada sujeto, si atendemos a todos los parámetros que tenemos que tener en cuenta para prescribir un ejercicio u otro.

Formación en los hábitos deportivos saludables

Una parte muy importante en la que considero que los entrenadores personales deberían hacer más hincapié es en la formación. El cliente debe entender en todo momento el que está haciendo, porque lo hace y el cómo, para ello, un buen entrenador personal dedicará parte de su tiempo de la preparación en este apartado.

Hoy en día existen numerosas maneras de transmitir la información, yo en este caso, pongo a disposición de mis clientes dentro de su área privada un portal de formación, adaptada como siempre a cada cliente, pero también se pueden dar por Skype o Google Hangout donde se pueden realizar las diferentes formaciones online.

Cuando una persona sedentaria entienda la importancia de la práctica deportiva, no solo a nivel estético y aprenda hábitos de vida saludables será capaz de integrarlos en su día a día de forma permanente.

Entiendo que la sociedad de hoy en día nos impone los cánones de belleza que tenemos que adoptar si quieres formar parte de la misma y ser aceptado, pero más allá de cuerpos retocados o esculpidos con herramientas de retoque fotográfico que circulan por toda la red y redes sociales, ¡cuidado con las redes sociales! están los valores que se deben trasmitir por encima de todo.

  Un buen entrenador personal sabe transmitir todos estos valores y conocimientos para que sean integrados en la vida diaria del cliente.

Cumplimientos de objetivos

Esta es una de las fases más deseadas por el cliente, claro está que su objetivo es la meta de cualquier entrenador personal que se precie, no obstante lo más difícil de conseguir.

En este punto juega un papel muy importante la formación a la que me refería anteriormente, ya que, es bastante frecuente que los clientes nos soliciten muchas veces lo que yo denomino “OBJETIVOS NO REALES”, es decir, que no se pueden alcanzar bien sea por plazo, tiempo o forma.

El entrenador personal establecerá en función de lo que el cliente desee conseguir objetivos razonables y alcanzables, no es lo mismo que un cliente avanzado con un 14% de IMC logre alcanzar un 8%, que una persona iniciada pase del 20% del IMC a un 8% en un mismo plazo de tiempo, como ese ejemplo podría poner miles de casos.

Vamos con la pregunta del millón, ¿en cuanto tiempo puedo conseguir X (el objetivo que sea)?. Llegado a esta pregunta, la respuesta más lógica sería decir DEPENDE, pero esa respuesta NO es suficiente, ya que un entrenador personal detalla un cronograma con las diferentes fases hasta llegar al objetivo, evidentemente ni el mejor plan de entrenamiento puede funcionar si el cliente no cumple las pautas que se dictan para lograrlo.

Ejemplo prático
Entrenador. ¿Has realizado la rutina que teníamos prevista para el Domingo?¿Y has descansado las 8 horas que dijimos?

Cliente. Si si, por supuesto. El domingo me levanté a las 9:00 desayuné cereales y comencé a realizar la sesión de HIIT+Fuerza que me enviaste.

Entrenador. ¿Cereales? pero no era esa la recomendación que te di para los desayunos antes de ese tipo de sesión, por cierto, ¿como es que has descansado al menos 8 horas, si en tu Instagram has colgado una foto el Sábado a las 3:00 de la madrugada? ah y ¿has usado la pulsera de actividad para controlar las pulsaciones?

Cliente. Ups pues la pulsera se me olvidó la verdad, pero no veas si me costó hacer la rutina. La verdad es que el Sábado salí un rato, pero vamos solo unas cervezas con los colegas, luego dormí siesta para compensar, los cereales es que no tenia otra cosa para desayunar…

Esto es un ejemplo típico del día a día de un entrenador personal con un cliente cualquiera, como podemos comprobar en estos casos, se debería replantear con el cliente el objetivo planteado o crear un espacio de motivación para que el cliente retome con su actitud el plan de entrenamiento, recordad como dije anteriormente las cualidades que no deben faltar en el entrenador personal son M.E.D (Motivación, Empatía, Dinamismo)

En los CEM (Centros de Entrenamientos Masivos) no hace falta que digamos el desconocimiento general de los objetivos a conseguir, primeramente porque ni siquiera saben tu nombre.

Seguimiento y valoraciones

El seguimiento que se lleva a cabo durante toda la fase de la preparación es uno de los trabajos más importantes del entrenador personal pues permite readaptar la rutina en función de los parámetros obtenidos en las primeras sesiones o durante las mismas.

Muchas veces es la clave del éxito porque hay determinadas variables que no se pueden conocer hasta que transcurre parte de la preparación, por ejemplo, la adaptación al entreno, responders o no responders, entre otras muchas que determinarán el logro de los objetivos.

El seguimiento no solo se basa en comparar la evolución de las variables antropométricas y fisiológicas de composición corporal sino que abarca un campo mucho más amplio, como por ejemplo, hábitos de vida, descansos, evolución de lesiones o patrones lesivos.

Las valoraciones engloban tanto datos puramente estadísticos como percepciones que el entrenador personal va recopilando durante toda la preparación, por ejemplo, detectamos que las medidas cutáneas a nivel de pliegues han disminuido de forma considerable según nuestros objetivos, pero sin embargo, en la bioimpedancia el porcentaje de masa muscular magro también ha disminuido lo que indica que estamos bajando el nivel de grasa con pérdida muscular, esto puede hacer que variemos la planificación inicial.

Conclusiones

Ahora creo que podéis comprender un poco mejor el ¿por qué un entrenador personal?, no solo por todo el trabajo que realiza entre “bambalinas” para preparar un adecuado plan de entrenamiento y conseguir tus objetivos, sino por todo el conocimiento y how-know que puede transmitirte, evitandote tiempo y lesiones innecesarias.

Todo depende de lo que estés buscando, no tienes porque elegir un entrenador personal si eres un deportista avanzado que solo buscas una sala de fitness para tus rutina en días de fuerza, puede que en ese caso te interese más un CEM (centro de entrenamiento masivo), aunque no te lo recomiende por muchos motivos, entre ellos porque te será imposible entrenar con una disponibilidad suficiente de materiales sin tener que esperar a que se queden para tu uso contando con horas donde la saturación de gente es muy elevada. Tal vez valores más tu tiempo, te preocupes por tu salud, quieres recuperarte de una lesión o necesites una preparación específica para unas oposiciones, en ese caso no cabe duda que necesitarías de un entrenador personal para lograr tus objetivos eficientemente.

Para finalizar te recomendaría que si decides contratar un entrenador personal te informes en que área está especializado, al igual que ocurre en la medicina, si tengo un problema ocular acudo al oftalmólogo no al traumatólogo, aquí ocurre lo mismo, si quieres prepararte para un campeonato de powerlifting busca un entrenador que se dedique a ello, si deseas prepararte para un Men’s physique tal vez necesites a otro tipo de entrenador.

Y tú, ¿crees que necesitas un entrenador personal? Deja tus comentarios…

Alfonso Gallardo
¡Puedo ayudarte a conseguir tus objetivos!
Si deseas obtener resultados puedo ayudarte a conseguirlos, estoy especializado en pérdida de grasa corporal, entrenamientos para la tercera edad y recuperación de lesiones.
Perdida de grasa corporal 90%
Recuperación de lesiones 80%
Entrenamiento personas mayores 70%

Contacta ahora conmigo para comenzar a conseguir tus objetivos

Mi meta es tu objetivo, te ayudo a conseguir la motivación que te falta para lograr aquellos objetivos que deseas alcanzar.
[Total:5    Promedio:5/5]
Si te gustó...¡Compártelo!
avatar

  Subscripción  
Notificación de